6 octubre, 2017
Mitos y Realidades sobre los trastornos mentales
  • Los problemas de salud mental no me afectan.
  • Una de cada 4 personas va a padecer un trastorno mental a lo largo de su vida. Una de cada 10 personas aproximadamente va a tener una depresión en la vida.

 

  • Los trastornos mentales se deben a una debilidad de carácter.
  • Los problemas mentales no están relacionados a ser débil. Tanto factores biológicos, psicológicos y sociales contribuyen a la causación de estos trastornos.

 

  • Las personas con trastornos mentales son violentas e impredecibles.
  • La mayoría de las personas con trastornos mentales no es más violenta que el resto de la población y sólo del 3 al 5% de los actos violentos son atribuidos a personas con trastornos mentales. En realidad, son más propensos que la población general a ser víctimas  más que perpetradores de actos violentos.

 

  • Las personas con trastornos mentales no pueden trabajar.
  • Las personas con trastornos mentales pueden ser tan productivas como otras que no los tiene. El desempleo de las personas afectadas obedece más a la discriminación que a dificultades laborales. Además, el desempleo incrementa el aislamiento y aumenta aun más el sufrimiento de estas personas.

 

  • Los niños nunca tienen trastornos mentales.
  • La mitad de los trastornos mentales comienza antes de los 14 años y el 75% antes de los 25 años. El tratamiento precoz puede detener y aliviar mucho el sufrimiento de los niños.

 

  • El bullying u hostigamiento por los pares es una parte normal de la vida escolar y los chicos tienen que tratar de solucionarlo por su propia cuenta.
  • El bullying no es una conducta “normal” o aceptable. Los estudios muestran que la intervención de las autoridades, padres o compañeros pueden resolver una situación de bullying y mejorar la vida de las víctimas.

 

  • La prevención de los trastornos mentales no sirve.
  • Si se toman en cuenta y se actúa sobre los factores de riesgo, como la conflictividad familiar, las adicciones y las situaciones de estrés personal, se puede disminuir la probabilidad de tener un trastorno mental.

 

  • Los problemas mentales no se curan nunca y no hay ninguna posibilidad de recuperación.
  • Los estudios demuestran que muchos de los pacientes mejoran y pueden recuperarse completamente. Hay muchos tratamientos disponibles hoy en día que mejoran enormemente la calidad de vida de las personas afectadas.

 

  • Tomar medicación te mejora pero esa mejoría es ficticia y sólo dura mientras se toma la pastilla.
  • La mejoría que puede producir la medicación es tan real como cualquier otra. A veces se emplea la medicación integrada a otros tipos de tratamientos, como la psicoterapia individual, grupal y familiar y las actividades de rehabilitación psicosocial.

 

  • No puedo hacer nada por una persona con trastorno mental.
  • Los amigos y familiares pueden constituir una diferencia muy grande en la vida de las personas afectadas. Más allá de la contención afectiva, esencial en estos casos, la influencia para comenzar y realizar un tratamiento y la ayuda en la recuperación resulta indispensable para las personas afectadas.

 

Autor: equipo de comunicación de Proyecto Suma

nestor mouzo comunicacion visual